Ruta 17: el macizo de Candina

El macizo de Candina es uno de los sectores más agrestes y hermosos de la costa cántabra, con escarpados relieves calizos de casi 500 metros de altitud que caen sobre el mar. En estos acantilados existe una colonia de buitres, destacando también Candina por sus magníficos encinares y por la presencia de hayas, árboles muy raros cerca del mar. La ruta habitual para ascender al macizo de Candina parte del Alto de Candina (134 m.), en la carretera antigua, junto a la autovía. Desde allí, un sendero asciende hasta un primer collado, desciende a un hoyo y continúa subiendo hasta un segundo hoyo en el que conviven las hayas y las encinas. Después se sube a un tercer hoyo con restos de minas, y se continúa la ascensión hasta un último hoyo donde termina el sendero. A la derecha hay dos huecos naturales en la roca que permiten asomarse sobre la costa, los Ojos del Demonio. Por la izquierda se sube entre rocas hasta la cima de Candina (476 m.), marcada por un vértice geodésico, si bien la cumbre más alta se encuentra siguiendo la cresta hacia el Noroeste, sobre el mar.


Salida:
Alto de Candina (carretera antigua, junto a la autovía).
Llegada:
Cima del Candina.

Recorrido:

8 km. (subir y bajar).;

Desnivel:

350 m.

Dificultad:

media-alta.

Tiempo:

2 horas y 30 minutos (subir y bajar).

De interés Ojos del Demonio (huecos en la roca que permiten ver el mar).