Ruta 20: el embalse del Juncal

Uno de los lugares más bellos y tranquilos del Valle de Guriezo es el embalse del Juncal, situado en una zona elevada que domina todo el valle y los montes circundantes. El acceso se hace desde Trebuesto (35 m.) por una pista que cruza el río Agüera, sigue su orilla y luego asciende monte arriba entre cabañas. Aunque hay algunas bifurcaciones, siempre hay que seguir por la pista principal, ignorando dos desvíos a la derecha y uno a la izquierda que se dirige a Llaguno. Remontando las últimas cuestas, se alcanza el embalse del Juncal (560 m.), siendo recomendable recorrer su perímetro, lo que permite contemplar el entorno del embalse, de gran belleza, presidido por los relieves calizos del macizo de Los Jorrios y con magníficas vistas de las boscosas cabeceras del río Remendón. Por la zona se pueden, ver restos de túmulos megalíticos, y también es fácil contemplar ejemplares de la vaca monchina, raza autóctona de estos montes que vive en libertad y que, por su tendencia a mochar, antiguamente se utilizaba en novilladas en los pueblos de la comarca.


Salida:
Trebuesto (Guriezo).
Llegada:
Embalse del Juncal.

Recorrido:

13 km (ida y vuelta)

Desnivel:

540 m

Dificultad:

fácil.

Tiempo:

unas 4 horas (subir y bajar).

De interés entorno del embalse: Los Jorrios (relieve calizo) y bosques de la cabecera del río Remendón